Un quiste es una cavidad o bolsa de tejido cerrada revestida de epitelio que contiene un material líquido o semisólido. Los quistes se pueden formar en cualquier parte del cuerpo. En la boca se clasifican como quiste odontogénico y no odontogénico. Los quistes odontogénicos son los más comunes y pueden presentarse en el nacimiento, ser el resultado de una complicación en la erupción de un diente (quiste eruptivo) u observarse en el sujeto adulto como consecuencia de un proceso inflamatorio grave de un diente (quiste radicular). Un quiste puede no provocar síntomas o bien puede aparecer debido a problemas dentales como la falta de erupción de un diente, dientes torcidos o dientes con pulpa necrótica. ¿Por qué aparece un quiste dental?

Los quistes dentales son relativamente frecuentes, encontrándonos en muchas ocasiones con este tipo de dolencias en nuestros pacientes.  En la mayoría de ocasiones, el quiste dental suele ser consecuencia de la extensión de una infección del diente y el hueso en el que está implantado a zonas adyacentes.

 

¿Cómo tratar un quiste dental?

El tratamiento quirúrgico del quiste dental será diferente en cada caso, atendiendo a su tamaño, su origen, la extensión de la zona afectada, el estado del diente y de la endodoncia… Con todo, el objetivo terapéutico se centra en su eliminación quirúrgica, tratando de evitar la extracción de la pieza dental afectada y procediendo a la reconstrucción de la misma; seguida de un examen histológico.

En función de estos factores, además de la extirpación del quiste, es posible que sea necesario realizar una endodoncia o una nueva endodoncia si  ya se había hecho con anterioridad, restaurar la pieza dental (con sellado de la misma), o, en caso de que no puedan ser salvados, extraer el diente o los dientes afectados por el quiste. Lo importante es evitar que el quiste vuelva a producirse.

 

¿Cómo saber si tengo un quiste dental?

Los quistes no presentan sintomatología y se descubren como imágenes radiolúcidas en exámenes radiológicos de rutina. Por ello, desde Clínica Dental Nordés te recomendamos que realices un mínimo control anual con tu odontólogo,  para que se pueda realizar una valoración total de la cavidad oral. En muchas ocasiones en estos controles se pueden identificar anomalías que deben ser consideradas por patología. Nunca se sabe en qué momento se puede formar un quiste dental y que tan propensa sea la persona a crearlos, es mejor identificar anomalías orales a tiempo para prevenir complicaciones futuras.

Para ello, las radiografías son muy importantes y podrán evitarnos muchos disgustos.

 

Foto de www.freepik.es