Los dientes torcidos es un problema muy extendido en la población, afectando a la sonrisa y mordida, además de a la autoestima.

Así pues, uno de los mayores placeres de la vida es poder reír con tranquilidad y espontaneidad, sin complejos ni miedos. Sin embargo, muchas personas, debido al aspecto de sus dientes, se privan de sonreír por vergüenza o inseguridad. Es por ello que lucir un sonrisa sana y saludable nos hará más felices, aumentando nuestra autoestima y confianza en nosotros mismos. Entonces… ¿cúal es la solución si no somos capaces de sonreír sin límites? La ortodoncia es la mejor opción para reubicar los dientes y recuperar una sonrisa sana y libre de complejos.

 

¿Por qué salen los dientes torcidos?

Las causas de los dientes torcidos pueden ser hereditarias (congénitas) o adquiridas por malos hábitos. Esto produce una desarmonía entre los huesos basales y las piezas dentarias, impidiendo que los dientes tengan espacio para su correcta erupción.

Generalmente, el problema de los dientes torcidos suele asociarse a un problema estético. Y es cierto: una sonrisa imperfecta puede llegar a acomplejar a algunas personas. Es por ello que muchos pacientes acuden a la consulta de un dentista especialista, que le ayude a corregir la posición de sus dientes y conseguir así una sonrisa más bonita.

Sin embargo, tener los dientes torcidos no solo pueden afectar como un problema estético, sino que también acarrea otros problemas de salud bastante graves. Así pues, los dientes torcidos suelen generar una mordida incorrecta que puede llevar, a largo plazo, al astillamiento en la parte inferior e incluso fractura de algunas piezas dentales, siendo necesaria su reposición. Además, las piezas dentales pueden desgastarse más de lo debido, provocando una inflamación de las encías al no ser posible una correcta higiene bucal (con los consiguientes problemas de halitosis o mal aliento) e incluso podemos llegar a sufrir dolores de cabeza y musculares debido a la mala mordida.

 

¿Cómo tratar los dientes torcidos?

El tratamiento ideal y el más habitual para acabar con el problema de los dientes torcidos es la de la ortodoncia, sobre todo cuando la estructura dental se ha visto afectada y el problema no son solo un par de piezas, sino que afecta a un porcentaje más elevado de nuestra boca.

A pesar de que el tratamiento de ortodoncia se suele asociar y es más frecuente en los niños, puede llevarse a cabo a cualquier edad. Para corregir la posición de las piezas dentales siempre es buen momento y para ello debemos tratar la raíz de los posibles problemas que nos pueden acarrear los dientes torcidos como maloclusión, bruxismo, cefaleas, etc. Actualmente, existen tratamientos avanzados y nuevas tecnologías que permiten llevar a cabo una ortodoncia que pase casi inadvertida. Es el caso de las ortodoncias invisibles, capaces de pasar desapercibidas para nuestro entorno e igual de efectivas y funcionales que los aparatos tradicionales.

Definitivamente, el tratamiento de ortodoncia es la mejor solución para los dientes torcidos.  Nos sirve para recolocar nuestra estructura dental y podemos optar por diversos métodos para llevarlo a cabo, determinando previamente el patrón morfogenético del paciente. Es por ello que es necesario valorar los problemas de engranaje de los dientes y determinar dónde se origina la deformidad.

En Clínica Dental Nordés te ayudamos a buscar una sonrisa más bonita, estudiando tu caso y buscando la mejor solución adaptada a tus necesidades, con el fin de reforzar tu imagen corporal y, en consecuencia tu autoestima.

Foto de www.freepik.es