Las encías retraídas o retraimiento gingival no es solo un problema estético, sino que puede ocasionar graves problemas de salud. Lo primero que debemos saber es qué es exactamente las encías retraídas. Se trata de una afección bucodental que, dependiendo de la causa, conlleva una progresiva pérdida del tejido de soporte dentario y que lleva a poner al descubierto la raíz del diente, el paso previo incluso a una posible pérdida de la pieza dental.  Pese a ello, las encías retraídas continúan siendo uno de los problemas más frecuentes en materia de salud dental.

 

¿Cuáles son las causas de las encías retraídas?

La retracción de encías puede estar provocada por diversos factores, como la edad, un cepillado demasiado fuerte o un mal cuidado bucal. Estos hacen que la encía se vaya debilitando y tenga mayor probabilidades de sufrir pérdida de hueso y sangrado, que provocarán la recesión gingival. Así pues, las principales causas de las encías retraídas son:

  • Acumulación de placa bacteriana.La acumulación de placa  puede provocar enfermedades como la gingivitis (inflamación de la encía alrededor del diente) y periodontitis, también denominada comúnmente “piorrea”.
  • Cepillado agresivo o utilización de cepillos demasiado duros, puede conllevar al sangrado y una progresiva pérdida del diente.
  • Malposición dentaria. Una mala alineación de las piezas dentales es otro posible causante de que las encías se replieguen, en parte por el contacto incorrecto de las arcadas superior e inferior al morder.
  • Ortodoncia convencional. Muchos pacientes con brackets convencionales tienden a cepillarse en exceso las encías, provocando su recesión.  Por ello, recomendamos la ortodoncia invisible en este tipo de pacientes.

Prevención y tratamiento de las encías retraídas

Lo primero para tratar una enfermedad es un correcto diagnóstico. Lamentablemente, una vez que hayamos perdido la encía no volverá a regenerarse, por lo que es necesario buscar la mejor solución para que el problema no vaya a más. Por ello, si detectas o sospechas que padeces recesión gingival es hablar con tu dentista. Él podrá identificar la causa de la recesión y aconsejarte los mejores tratamientos.

Así pues, el primer paso para tratar la retracción de las encías es eliminar el causante y, posteriormente, podemos mejorarla con técnicas de reposición de tejido gingival. Cuanto antes detectemos recesión, mejor pronóstico obtendremos.

Como ya hemos comentado anteriormente, mantener una correcta higiene dental es imprescindible para asegurar una correcta salud dental. Con todo, lo primero que hay que hacer si detectamos este problema, es conocer las causas del problema e intentar solventarlo. Por ejemplo, si la causa de las encías retraídas es un mal cepillado, procederemos a corregir este hábito para que el problema no vaya a más y restablecer la salud de las encías.

Sin embargo, en ocasiones el problema ya ha ido demasiado lejos y lo anterior no es suficiente, teniendo que recurrir a intervenciones quirúrgicas que consisten en el injerto de tejido blando en nuestras encías para recuperarlas.

 

Desde Clínica Dental Nordés te recomendamos que, cuando acudas a tu clínica dental, el especialista hará un análisis detallado de tu problema, te dará pautas para cuidar tus encías y, si es necesario, elegirá el mejor tratamiento quirúrgico para tu caso.

 

Foto de www.freepik.es